lunes, 23 de noviembre de 2009

La Revolución Francesa

Aunque constantemente es cuestionada por nuevos enfoques metodológicos, con la revolución iniciada en Francia en 1789 se abre una nueva etapa en la historia de la humanidad.

Logros como la supresión del sistema señorial, la proclamación de la libertad e igualdad de todos los hombres ante la ley o el establecimiento del estado constitucional y parlamentario, basado en la soberanía nacional, permiten afirmarlo así.


Los revolucionarios franceses no sólo crearon un nuevo modelo de sociedad y estado, sino que difundieron un nuevo modo de pensar por la mayor parte del mundo.
La Revolución Francesa se encuentra dentro del ciclo de transformaciones políticas y económicas que marcaron el fin de la Edad Moderna y el comienzo de la Edad Contemporánea. La independencia de EEUU y el desarrollo de la Revolución Industrial, iniciada en la Gran Bretaña, son los otros dos grandes procesos que señalan esta transición histórica.



Causas:

Una de las principales causas de La Revolución Francesa ocurrió porque la economía de Francia no era buena, el país estaba empobrecido y endeudado, la situación era insostenible, además el pueblo debía pagar altísimo impuestos y esto aumentaba día a día la miseria, por supuesto el más perjudicado era el pueblo francés.

La Revolución francesa fue un proceso histórico que se desarrollo entre 1789-1799 que destruyendo las bases económicas y sociales del antiguo régimen y eliminó la monarquía absoluta.

Las ideas iluministas, desarrolladas en este período por filósofos como Montesquieu, Rousseau o Voltaire, habían sembrado la semilla de la rebeldía contra el poder dictatorial del rey. A partir de considerar a la razón y no a la fe, como fuente de conocimiento, poniendo luz al oscurantismo propio de la Edad Media, donde la gente sólo podía pensar de acuerdo a las creencias bíblicas, aparecieron ideas como las de poder del pueblo, contrato social entre el pueblo y sus dirigentes, igualdad y división de los poderes del estado.

Estas ideas, hicieron sentir su influencia sobre los burgueses, llamados así porque vivían en los burgos o ciudades, que habían alcanzado poder económico y por lo tanto, querían adquirir también participación política.

La revolución ocurrió bajo el poder del rey Luis XVI, él era un hombre débil, de escasa inteligencia e incapaz de cumplir con las obligaciones de la monarquía, por último permitió que su esposa ejerciera sobre él una excesiva influencia.

Durante su reinado, Luis XVI redujo contribuciones y modificó el sistema financiero y judicial gracias a la ayuda de políticos tan competentes como: Anne Robert Jacques Turgot, ministro de Hacienda, Chrétien Guillaume de Lamoignon de Malesherbes, ministro de Estado, y Charles Gravier, conde de Vergennes, ministro de Asuntos Exteriores.


Estando Francia ante una crisis económica, el rey decidió imponer nuevos impuestos. No quiso poner en riesgo su poder, y decidió esta vez, que fueran los nobles los que abonaran la nueva carga forzosa. Estos, acostumbrados a la situación privilegiada, que habían mantenido hasta entonces, exigieron al rey la convocatoria a los estados generales, reunión de los tres estados, para resolver asuntos de importancia, con la convicción de que puesta a votación la implementación de estos impuestos, serían desechados. Por lo tanto los votos serían dos contra uno, a favor de la no imposición de impuestos a la nobleza.

Sin embargo, la burguesía, conocedora de esta situación, exigió que se votara por cabeza y no por estado, ya que de ese modo, al ser muchos más los integ rantes del tercer estado, obtendrían la victoria.

Al no lograr que hicieran lugar a su pedido, los burgueses se separaron de la reunión de estados generales, para formar su propia reunión, a la que denominaron Asamblea Nacional.



El 20 de junio de 1789, los representantes del tercer estado juraron mantenerse unidos hasta lograr el establecimiento de una constitución.

El 14 de julio de 1789, el pueblo de París, realizó la toma de la Bastilla, una vieja fortaleza donde se encarcelaba a los opositores del rey. No fue un gran logro, ya que allí sólo había en ese momento siete prisioneros, pero se convirtió en un símbolo de la lucha contra el poder real.


El 4 de agosto de 1789, los diputados reunidos en la Asamblea Nacional abolieron legalmente el orden feudal, los privilegios de la nobleza y del clero y los tributos personales que los siervos debían entregarles. A partir de este momento, los nobles deberían pagar impuestos.

Entre el 20 y el 26 de agosto de 1789, se proclamó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, por parte de la Asamblea Constituyente francesa, aceptada por el Rey de Francia el 5 de octubre de 1789. En ella, se establecía la igualdad de los ciudadanos ante la ley y aseguraba la libertad de comercio y la propiedad privada. Estas ideas concretaban los ideales revolucionarios que eran los de libertad, igualdad y fraternidad.


Dentro de la Asamblea se distinguían dos grupos: el de la burguesía más adinerada, llamados girondinos, que tenían ideas moderadas, o sea, que proponían limitar el poder real, sin quitarle totalmente el mando y que el derecho a voto no alcanzara a los ciudadanos más pobres; y el de los jacobinos, burgueses profesionales o pequeños comerciantes, que querían eliminar la monarquía y establecer una república democrática con voto igualitario y para todas las clases sociales.


El 3 de Septiembre de 1789, se proclamó la Constitución de carácter moderado, en donde la alta burguesía había logrado prevalecer sus ideales, de negociar con el antiguo régimen, quedando a cargo del poder ejecutivo el rey (Luis XVI), el poder legislativo lo ejerció una asamblea formada por la burguesía y el poder judicial, se compuso de jueces electos. Se estableció que sólo podían votar aquellos que pagaban ciertos impuestos, y de esta manera se pone en evidencia que las banderas de igualdad proclamada por los revolucionarios tenían ciertas limitaciones.


La nobleza de esta manera se vio con sus poderes recortados, lo que los motivó a tratar de crear alianzas y buscar apoyos en otros países con gobiernos absolutista, y para ello no había mas remedio que la guerra. Países como Austria y Prusia, atacaron a los franceses en los límites de su territorio y lograron contenerlos, pero los cuidados que tuvieron los países limítrofes con Luis XVI, hicieron evidente de la alianza que existía entre éste y la intervención extranjera, de esta manera el pueblo francés destronó al rey, y luego lo decapitó. Más tarde fue ejecutada su mujer: María Antonieta. La asamblea nacional fue desplazada y un nuevo cuerpo de representantes reunidos en una Convención, comenzó a dirigir el nuevo gobierno republicano, liderado por la baja burguesía, dependiente del partido jacobino.



Época del terror

Se formó un gobierno revolucionario que bajo, la direccn de Robespierre, implantó la época de terror y envió el patíbulo a millones de detenidos y sospechosos, reinó la violencia y la crueldad , hasta los propios dirigentes Jacobinos sucumbieron como Marat y Danton entre otros.

  • Arresto de los Girondinos (2-06-1793) posteriormente ejecutados.
  • Fueron también ejecutados María Antonieta y el sabio Lavoisier.
  • "Ley del sospechoso". Culpables de alta traición "quien no hubiera hecho nada en contra de la libertad; no hubiera, sin embargo, hecho nada por ella".

Finalmente, hasta el propio Robespierre que destituido y ejecutado junto con sus principales colaboradores el 28 de julio de 1794.

Tratando de paz: Basilia (6/4/1795) con Prusia de la Haya (16/5/1795) con Holanda 2º de Basilea (22/7/1795)

El eco de la Revolución francesa resonó con fuerza en Europa y en el resto del mundo. En el siguiente mapa se puede observar la ubicación de los distintos sucesos y creaciones que ocurrieron en la Revolución Francesa.


La Revolución Francesa se ha considerado un acontecimiento particularmente significativo en la Historia mundial, de tal manera que la política europea entre 1789 y 1914 estuvo basada en la lucha constante a favor o en contra de los principios declarados en ella. Sin embargo, la Revolución no se puede considerar un acontecimiento excepcional, sino un proceso lógico. Se explica como un estadio clave en la evolución de la sociedad, en el tránsito hacia una sociedad capitalista propio de los países atlántico-occidentales.




Consecuencias de la Revolución Francesa
1-Se destruyó el sistema feudal
2-Se dió un fuerte golpe a la monarquía absoluta

3-Surgió la creación de una República de corte liberal

4-Se difundió la declaración de

los Derechos del hombre y los Ciudadanos
5-La separación de la Iglesia y del Estado en 1794 fue un antecedente para separar la religión de la política en otras partes del mundo

6-La burguesía amplió cada vez más su influencia en

Europa
7-Se difundieron ideas democráticas
8-Los derechos y privilegios de los señores feudales fueron anulado

s
9-Comenzaron a surgir ideas de independencia en las colonias iberoamericanas
10-Se fomentaron los movimientos nacionalistas

Personajes Importantes:

Jacques Turgot

Montesquieu

Robespierre


Jean Paul Marat

Georges Danton



















CONCLUSIONES

1. Una consecuencia directa de la Revolución fue la abolición de la monarquía absoluta en Francia. También, este proceso puso fin a los privilegios de la aristocracia y el clero. La servidumbre, los derechos feudales y los diezmos fueron eliminados. Gracias a la redistribución de la riqueza y de la propiedad de la tierra, Francia pasó a ser el país europeo con mayor proporción de pequeños propietarios independientes.

2. Napoleón instituyó durante el Consulado una serie de reformas que ya habían comenzado a aplicarse en el periodo de la revolución. Fundó el Banco de Francia, que en la actualidad continúa haciendo prácticamente la misma función: banco nacional casi independiente y representante del Estado francés en lo referente a la política monetaria, empréstitos y depósitos de fondos públicos.

3. La Revolución también desempeñó un importante papel en el campo de la religión. Como los principios de la libertad de culto y la libertad de expresión, no se aplicaron en todo momento en el periodo revolucionario, condujeron a la concesión de la libertad de conciencia y de derechos civiles para los protestantes y los judíos. La Revolución inició el camino hacia la separación de la Iglesia y el Estado.

4. Los ideales revolucionarios pasaron a integrar la plataforma de las reformas liberales de Francia y Europa en el siglo XIX, así como sirvieron de motor ideológico a las naciones latinoamericanas independizadas en ese mismo siglo, y continúan siendo hoy las claves de la democracia.

5 Cabe destacar la importancia de la revolución francesa en la cultura y en la vida de la población mundial, presente aun en nuestros días. La Declaración de los derechos del Hombre y del Ciudadano influyo notablemente en todos los países en la concesión de los derechos propios de todo ser humano. En los países con gobiernos absolutistas es una de las principales causas de la independencia del pueblo. Fue el motor de la Democracia en el mundo. Fue una época de gran avance científico e intelectual pero de decadencia en la Fe.

En conclusión general, los resultados de la Revolución fueron en general buenos, la mayoría de estas consecuencias provocó varias mejoras en los sistemas sociales, políticos y económicos de Francia y de muchos otros países. Por eso, se puede decir que la Revolución Francesa tuvo muchos beneficios para Francia comenzando así una nueva época de en la historia francesa.

Los ideales revolucionarios reformaron los ideales liberales de Francia y Europa en el siglo XIX, así como sirvieron de ideología a las naciones latinoamericanas independizadas en ese mismo siglo y en los países absolutistas, y como ya había mencionado los ideales de la revolución francesas siguen presentes hasta nuestros días en muchos países, ya que ahora usamos la democracia y en esos momentos empezó a pensarse en la iglesia separada del estado, y es así como nuestro país funciona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada